¿Quién recuerda las BBS?

José Antonio López
De la mente de: José Antonio López 12-Feb-2019 Frikadas Tendencias
¿Quién recuerda las BBS? 0 Comentarios
Basado en 0 votos

En el curso del siglo XXI las comunicaciones han alcanzado un desarrollo inusitado. Sin embargo, este auge lo precede una historia que para muchos resulta nostálgica. Otros, la consideran parte de un pasado tecnológico que apenas empezaba a despertar a la modernidad.

En este panorama, que ya pertenece al recuerdo, y que data de los años 80 y 90 del siglo XX, ganaron vida las antiguas BBS, por sus siglas en inglés Bulletin Board System, un software que antecedió a lo que hoy es Internet y que permitió a los usuarios asomarse a la ventana del futuro.

Tiempo pasado

Por aquel entonces, las BBS funcionaba para el intercambio de mensajes. Pero, a pesar de los avances en la tecnología informática, se tienen informaciones de que todavía se registran usuarios que continúan adscritos a su uso, quizá por la añoranza de aquellos años, o aún no han despertado realmente a los cambios.

Por una u otra razón, lo más relevante es que la BBS representa una época importante para el desarrollo ulterior de una expresión tecnológica que hoy mantiene activa las relaciones globales. En este sentido, se le señala de ser el antecedente más cercano de las redes sociales.

En resumen, consistía en un software diseñado para ser utilizado con el objetivo de descargar datos, intercambiar mensajes, leer noticias, y acceder a juegos en línea. Si se compara con los servicios que actualmente ofrece internet, se observa cómo se emparenta con el desarrollo de sus herramientas.

Los inicios

Según datos históricos, se precisa que la primera red, de la cual se tiene noticias, se registró en la ciudad de Chicago, EE. UU, en 1979, Computerized Bulletin Board System, o CBBS, por sus siglas en inglés, se le conoció y fue creada por Ward Christensen.

Para acceder a su uso se procedía bajo un sistema de espera, en la que un primer usuario debía aguardar que otro se desocupara y así poder utilizar el servicio. Eso obligó que los BBS diseñaran un sistema de créditos en el que cada usuario podía acceder de forma exclusiva.

Un BBS funcionaba como un programa de ordenador que servía para recibir mensajes enviados por otros ordenadores. Para lograr conectarse se requería lo siguiente:

  • Un ordenador.
  • El software como terminal.
  • Un módem.
  • Línea telefónica.

Estos instrumentos disponían de un servicio de llamadas cobradas por las empresas telefónicas con el mismo criterio de las comunicaciones de voz. Como se trataba de un sistema lento, bajar un fichero, podía ocupar un largo tiempo que se monetizaba de forma exageradamente cuantiosa.

Un fenómeno que creció con velocidad

En los primeros momentos los sistemas BBS estuvieron instalados en las universidades y pasaron posteriormente a los hogares. Pero eran tan lentos, que en un principio los módems contenían unos 300 baudios. Más adelante, comenzaron a registrar 2400 baudios.

Vale aclarar que un baudio representa una unidad de medida propia de las telecomunicaciones. Se expresa por medio de un número de símbolos en correspondencia de una secuencia de segundos en un entorno digital de transmisión. Un símbolo es igual a uno o más bits.

Sin embargo, como el desarrollo de esta tecnología fue tan vertiginoso, rápidamente creció hacia innovaciones en sistemas de 16 bits que se transformaron en discos duros. Los módems comprobaron una revolución cuando alcanzaron 28.800 baudios. En 1984 todo comenzó a cambiar.

Auge de Fido y su impacto en los BBS

Efectivamente, aquel año la novedad recibió el nombre de Fido. Este programa tendría ahora la función de automatizar el intercambio de ficheros y de toda información. Los usuarios podían programar la descarga de sus archivos en horarios nocturnos, cuando las tarifas resultaban más económicas.

Esta opción a favor del público permitía el ahorro de dinero. La BBS miró con buenos ojos el programa y apostó por lo que se presumía como el inicio de la ruta de lo que vendría a conocerse como FidoNet, una solución que masificaría aún más el uso de la nueva tecnología.

La característica resaltante del programa FidoNet consistía en su rapidez. Prometía estar libre de spam y de elementos invasivos de información comercial. También ofrecía a los usuarios un intercambio múltiple y variado con un conglomerado más amplio, sin que se pusiera en riesgo datos privados.

Siguieron cambios, y más novedades

A partir de 1990 el programa alcanzó unos 30.000 nodos. Para lograr su éxito utilizó una diversificación de servicios. La más conocida fue echomail, una especie de fórmula vinculada a la distribución de correos. Su crecimiento fue progresivo y empezó a ganar usuarios exponencialmente.

Otra de las ventajas que introducía el programa era que el precio del hardware bajaba, en tanto que el interés de los usuarios crecía. Por lo que la demanda por la instalación de BBS se generalizó en espera de otros cambios que seguían llamado a las puertas de la innovación.

En este orden, los desarrollos incidieron en el almacenamiento de datos. Para ello existían disquetes de 180 kB que podía reemplazarse cuando se llenaban. Sin embargo, los nuevos tiempos apuraban al máximo la aparición de sistemas operativos del tipo Amiga OS, Unix, OS/2 y Windows.

Los módems también experimentaron un importante incremento de la velocidad de conexión. Entre los años 1992 y 1995 las comunicaciones marcaron un hito significativo, se revelaba el principio de lo que vendría.

De acuerdo a los apuntes históricos, los BBS crearon las bases para el florecimiento de los correos electrónicos, de las redes sociales y foros, entre otros adelantos que hoy premian las comunicaciones y han impactado la vida global.

Asimismo, los BBS fueron atractivos para la actividad de las empresas, que observaron la potencia del sistema en sus relaciones comerciales. La presentación de sus ofertas de bienes y servicios propició la creación de las llamadas BBS comerciales.

Y como toda historia tuvo un final

Se puede decir entonces que un BBS marcó, desde el punto de vista histórico, el desarrollo de la tecnología informática en materia de conexión entre usuarios. Igualmente, sentó las bases para lo que posteriormente se conocería como Internet.

Su naturaleza, se vertía en una comunidad virtual que en los años 80 y 90 testificaron el auge de un material de uso basado en una interfaz que solo aceptaba trabajar con texto y nada de gráficos. Un asunto que visto desde los tiempos actuales es bastante limitado.

Pero, así como BBS daba impulso al desarrollo informático, al mismo tiempo creaba el espacio para su propia desaparición. Poco a poco el impacto que iba logrando daba cabida a las novedades que ahora comenzaban a inscribirse en las relaciones globales.

De acuerdo a los registros que refieren sobre su descenso, desde 1985 al año 2000 no creció más. La cantidad de usuarios de aquel año habrían de ser los mismos posteriormente. Se asegura que aún se pueden hallar vestigios de aquellas épocas en algunos adeptos que siguen atrapados en el tiempo.

En el ambiente del BBS germinó el término hackers, que fue propagado precisamente durante estos años. Sin embargo, el desarrollo de Internet vino a llevarse por el medio esta tecnología. La comunicación ahora con cualquier punto del planeta podía llevarse a cabo al costo de una llamada local.

La BBS estaba comprobando su decadencia y fue quedando en el olvido. Solo almacenó un recuerdo de finales de un siglo que cerraba con esplendor el inicio de las comunicaciones globales y la masificación intensiva de la información por medio de fenómenos sociales de gran impacto como las redes.

Y como todo hecho histórico, se convirtió en un documental. El registro audiovisual resultó en una producción titulada BBS The Documentary, el cual formula una narrativa que recorre una historia contada por los distintos y más destacados momentos que rodearon al desarrollo de los BBS.

El proyecto recayó en la autoría de Jason Scott, un productor interesado en la historia y que vio en el tema un recuento interesante de una época marcada por la tecnología y su desarrollo en el siglo XX. Esta producción se empezó en 2001 y concluyó en 2004.

El referido documental tiene una duración de cinco horas y media. Se divide en ocho capítulos que se extienden en una narrativa que pone de manifiesto las distintas partes de lo que fue la vida de los BBS, unos años en los que el mundo se asomó al futuro.

Los ocho episodios comprenden los siguientes ejes temáticos:

  • Nacimiento de los BBS
  • El tipo de usuarios que se vinculó a los BBS.
  • Crecimiento de la industria durante los años 80 y 90.
  • Auge de Fidonet o BBS interconectados.
  • Artscene, movimiento que impactó en el mundo de los BBS.
  • Momentos de HPAC, Hacking Phreaking Anarchy Cracking, se narra la vida del movimiento hacker que se formó en los BBS.
  • Caso PKWARE/SEA, una discusión por el uso de la licencia.
  • Declinación de los BBS, y la aparición de Internet.

La BBS ha quedado en el pasado. Conformó un tiempo en el que la tecnología informática comenzó a brillar. Actualmente se puede decir que es una pieza de museo.

José Antonio López
José Antonio López Co-Founder - Creative Director

Técnico en Informática de Gestión, encargado del Dpto. Creativo y co-CEO de Overant. 
Todo lo que toca lo convierte en arte. Posee gran confianza en sí mismo, así como aptitud para el aprendizaje constante. Sociable y comunicativo. Ojo, en ocasiones escucha Heavy Metal.
 

Ver perfil completo del autor
¿Qué te ha parecido este artículo?
Deja tu comentario
Acepto la Política de Privacidad (Leer)
Acepto recibir información comercial
¿Necesitas hablar? ¡Contacta con nosotros!