Espacios en blanco: diseñando lo invisible.

José Antonio López
De la mente de: José Antonio López 14-Sep-2018 Diseño
Espacios en blanco: diseñando lo invisible. 0 Comentarios
Basado en 1 votos

Son famosas las confesiones de muchos pintores por el miedo o angustia que han sentido ante el lienzo en blanco o vacío. Lo mismo han revelado no pocos escritores sobre el inquietante desafío de estar ante la página en blanco. Es comenzar de la nada, de lo que no existente, hacia el mundo de los trazos y los colores o de las palabras y las ideas. 

El vacío, el “espacio en blanco”, es también esa especie de monstruo antinatural que debe vencer el diseñador gráfico. Es probable que trate de derrotarlo colocando un elemento tras otro en la plantilla para desaparecer el vacío, el espacio en blanco.  ¿Será esa la única alternativa? 

El vacío también es forma

Puede decirse que el genio del artista se consagra cuando comprende que el vacío, el espacio en blanco, no es un enemigo al cual hay que vencer a toda costa. El espacio en blanco, ese desafiante vacío, puede ser el mejor aliado del artista cuando lo integra a su proceso de creación y gracias al valor que de por sí posee el espacio en blanco, alcanza la armonía en su obra.

Valga el ejemplo anterior para enfatizar que lo mismo ha de ser el ideal del diseñador gráfico, sea cual fuere el soporte en el que debe manifestar su talento. Por ese valor intrínseco del espacio en blanco, del vacío, es oportuno tener presente la sabiduría oriental, como la del del Tao Te Ching ("El libro del recto camino"), atribuido al legendario sabio Lao-Tsé, muchas cosas de este mundo tienen sentido y valor por lo que en ellos es vacío, como una taza, un vaso o las puertas y ventanas de las casas. El vacío, como el espacio en blanco en la web, también forma parte del todo, de cuanto hay que integrar a un diseño para que su totalidad no carezca de sentido.

Si el diseñador gráfico capta en su plenitud esas sencillas palabras, ya no verá el espacio en blanco como un temible obstáculo que debe superar, pues habrá entendido que el espacio en blanco tiene un valor activo por sí mismo y estará en el mejor camino para diseñar lo invisible.

Diseñar lo invisible

El diseño no tiene por qué ser un arte sobresaliente o estructurado para la mayor notoriedad, porque puede convertirse en una herramienta maltratada o desaprovechada. 

Dado que es una herramienta en todo punto visual, el diseño gráfico es visible en sí, pero por esa misma razón las técnicas y herramientas que se usan en el proceso de creación no deberían ser tan evidentes para el común de los usuarios.

El diseño, por ser una forma de comunicación, debe ser el mejor apoyo del mensaje y no ser un estorbo en el camino de éste. Con esto se quiere decir que al diseñar una página web se debe elaborar un mensaje que llegue de manera agradable y cautivadora al público, que éste no sienta ruido o molestia al recibir ese mensaje. Por eso es fundamental que el diseñador gráfico piense en el diseño como un instrumento o herramienta invisible.

Para lograr ese diseño invisible debe aprovecharse el espacio en blanco o espacio negativo, como también se le denomina, y no llenar todo el espacio disponible, atiborrando de textos, fotos, colores y cuanto se pueda. El diseño invisible consiste en la creación de proyectos funcionales y visuales que se centran en la percepción del usuario y lo hagan “sentirse bien”, en un área de comodidad en la cual deciden involucrarse sin saber por qué. 
Aunque parezca contradictorio, el diseño que cumple su función a conciencia es invisible. 

Aspectos importantes del espacio en blanco en el diseño web

Esos espacios en blanco o espacios negativos de los márgenes, en torno a los gráficos e imágenes, entre columnas y entre líneas, no son un desperdicio ni un fondo pasivo en la pantalla. Esos espacios, sabiendo disponer de ellos, son responsables de la calidad de forma y contenido de un diseño web, lo cuales se traducen en: 

- Claridad o legibilidad

La abundancia de estímulos visuales cansa y confunde, por eso el espacio en blanco cumple la función de reducir los textos o que haya más “aire” entre ellos y se facilite la lectura. Si en una página los textos están muy apretados o desordenados, el usuario renunciará a leer su contenido o, sencillamente, buscará otra página. El espacio en blanco favorece la comprensión de la lectura. 

Al no recargarse la página con elementos innecesarios se logra la sencillez y la sencillez siempre resulta acogedora y facilita la percepción inmediata de los elementos más importantes. 

- Focalización

El espacio en blanco permite al usuario una atención inmediata y efectiva en los elementos que se desean resaltar en la página. La mirada se enfoca de manera irresistible en el mensaje y la lectura fluye sin distracciones y con naturalidad. 

El espacio en blanco es, algunas veces, importante como el mismo contenido, puesto que los elementos invisibles de la interfaz ayudan a comunicar lo que tiene importancia, lo que está relacionado y lo que requiere atención. 

- Sofisticación y elegancia 

El uso adecuado del espacio en blanco o negativo puede ser esencial en el posicionamiento de una marca. En ciertos artículos o coches de lujo los grandes espacios en blanco dan una inconfundible impresión de elegancia. Al contrario suele suceder con la promoción de productos baratos, que se muestran en páginas recargadas e incluso grotescas. 

El espacio nítido, con grandes espacios en blanco, destaca la calidad y el valor únicos de ciertos productos o servicios. 

- Armonía y equilibrio en el diseño 

El espacio vacío o en blanco es tan importante como el que ocupan las imágenes o las palabras, porque acentúa y refuerza la integración visual de un diseño. 

Presente y futuro de los espacios en blanco para el diseño invisible

Por muchos años el espacio en blanco en el diseño fue calificado de demasiado simple o de falta de creatividad y, por lo tanto, se evitaba al máximo. En la última década del siglo pasado, en atención a esa tendencia del diseño web, hasta las mejores marcas del mercado recargaron sus páginas web para evitar los indeseados espacios en blanco. Se llenaba el espacio negativo con mucho texto, gifs, tablas para organizar contenidos y mucho más. 
A principios del presente siglo, con el desarrollo de un mayor soporte de CSS que permitió la separación de contenido y diseño, creció la comprensión del espacio en blanco y, por ende, disminuyó su valoración negativa. 

Desde entonces, pese a que puede confundirse el uso adecuado e inteligente del espacio en blanco con minimalismo, es mayor la tendencia a evitar el desorden y la sobrecarga de elementos en el diseño web. Ahora es más frecuente encontrar diseños web en los que predominan las imágenes limpias en concordancia con un texto mínimo, cuyo equilibrio resulta agradable a la vista y con mensajes de mayor efectividad. 

Lo que hoy se plantea, tomando en cuenta las experiencias y modas pasadas, es la simplificación del diseño web, aunque su ejecución sea muy elaborada, que se entienda la función del diseño en el contexto y pueda responder a preguntas como esta, ¿en qué ambiente y en qué situaciones el público interactuará con el diseño?

Si se tiene como norte que el buen diseño debe ser invisible, el usuario no debería pensar en el diseño porque se le hace fácil de usar y no nota que existe. Es cierto que no parece una meta fácil de alcanzar porque la “caja de herramientas” del diseñador es ahora más grande y compleja, pero por eso mismo han de ser mayores sus conocimientos y habilidades para el uso de todos los elementos disponibles, incluidos los espacios en blanco. 

Si el diseñador web comprende a cabalidad lo que debe idear, sea visible o invisible, y los conjuga acertadamente para lograr una comunicación efectiva, contribuirá en gran medida a la creación de productos que el usuario pueda comprender y “sentirse cómodo” con ellos.

José Antonio López
José Antonio López Co-Founder - Creative Director

Técnico en Informática de Gestión, encargado del Dpto. Creativo y co-CEO de Overant. 
Todo lo que toca lo convierte en arte. Posee gran confianza en sí mismo, así como aptitud para el aprendizaje constante. Sociable y comunicativo. Ojo, en ocasiones escucha Heavy Metal.
 

Ver perfil completo del autor
¿Qué te ha parecido este artículo?
Deja tu comentario
Acepto la Política de Privacidad (Leer)
Acepto recibir información comercial
¿Necesitas hablar? ¡Contacta con nosotros!